Si bien es imposible que una sola modalidad de transporte satisfaga todas las necesidades de transporte, esa es básicamente la función que han desempeñado (con cierto éxito) los automóviles durante prácticamente todo un siglo. Los autos son ciertamente útiles, pero se ha calculado que pasan en promedio el 95 % de su vida útil estacionados. ¡Es hora de que el monopolio de los autos llegue a su fin! Grüv promueve opciones de transporte multimodales como parte de un sistema en el que el usuario tiene la posibilidad de elegir la modalidad correcta para la ocasión: caminar, andar en bicicleta, compartir bicicletas, compartir scooters, usar el transporte público, compartir viajes y compartir camionetas pueden combinarse para que las personas dejen de usar sus propios autos.

El objetivo de Grüv es reemplazar los viajes de corta distancia realizados en autos con un solo ocupante por viajes en scooters eléctricos. Como lo ilustra el gráfico que se muestra a continuación, está claro que los residentes de las ciudades están ansiosos por adoptar esta nueva modalidad de transporte.

84 millones

de viajes de micromovilidad compartida
en 2018

Además, para Grüv, la movilidad no solo tiene que ver con el movimiento, sino también con el acceso. La movilidad como servicio (Mobility as a Service, MaaS) tiene el potencial de generar un efecto positivo mensurable al respecto. Los usuarios que antes no podían permitirse económicamente un vehículo pueden tener acceso a medios de transporte más económicos y variados. Se ha documentado que el transporte económico es esencial para lograr el acceso universal a las necesidades humanas más básicas: salud, alimentos, educación y trabajo.

El objetivo de Grüv es reforzar el concepto de implementación mixta (pública y privada) de scooters eléctricos sin anclaje como una extensión del transporte público. Este concepto tiene el potencial de suplir las deficiencias del transporte público en comunidades con servicio insuficiente y aumentar el uso general del transporte público, ya que resuelve el problema del primer/último kilómetro. Trabajando en conjunto con las ciudades y las comunidades, Grüv aspira a convertirse en parte del ecosistema de transporte general para ayudar a satisfacer mejor las necesidades de movilidad de los residentes.

Impacto medioambiental y sostenibilidad

Los efectos medioambientales positivos resultantes de reducir la congestión vehicular en las áreas urbanas son significativos y han sido bien documentados. Con el despliegue de una flota de scooters eléctricos, Grüv tendrá un efecto mensurable sobre la congestión urbana. Con el tiempo, conseguiremos que los vehículos de combustible diseñados para cuatro o más personas no circulen con un solo ocupante; en su lugar, las personas podrán circular en vehículos eléctricos diseñados para una persona.

La otra consecuencia obvia en el medioambiente será la reducción de la contaminación, ya que el uso de transporte activo eléctrico compartido reduce considerablemente las emisiones de gases de efecto invernadero.

Si bien los vehículos eléctricos se promocionan como sostenibles y ecológicos, lo cual es correcto, la postura de Grüv es que la sostenibilidad también se mide por el enfoque que tiene una empresa respecto de la gestión integral del ciclo de vida, el reciclaje y la eliminación de desechos. Implementar flotas de vehículos de uso personal que se rompen a los 60 días, reemplazarlos por otros similares y eliminar los primeros de forma irresponsable, al tener componentes peligrosos (como baterías de iones de litio), es decididamente lo opuesto de sostenible. Los vehículos de flota de Grüv se han diseñado para durar más de 12 meses y están hechos de componentes modulares reparables, lo cual minimiza la generación de residuos innecesarios. Grüv también cuenta con un programa de reciclaje para vehículos y componentes que llegan al final de su vida útil. Más importante aún, Grüv tiene también un programa de reciclaje para sus baterías, mediante el cual las celdas de iones de litio pueden gozar de una «segunda vida» en aplicaciones poco exigentes, como el cosechamiento y almacenamiento de energía.